martes, 8 de julio de 2014

"El crecimiento es ya un genocidio a cámara lenta"

Alrededor de 250 autores, entre ellos Ada ColauPablo Iglesias,Alberto Garzón, Cayo Lara, Joan Herrera, Florent Marcellesi,Juantxo López de Uralde, Juan Diego Botto o Yayo Herrero, han hecho público un manifiesto en el que se reclama de manera urgente un cambio de modelo de consumo ante el probable "colapso civilizatorio" que traerá el siglo XXI.



"Hoy se acumulan las noticias que indican que la vía del crecimiento es ya un genocidio a cámara lenta. El declive en la disponibilidad de energía barata, los escenarios catastróficos del cambio climático y las tensiones geopolíticas por los recursos muestran que las tendencias de progreso del pasado se están quebrando", señala el texto titulado 'Última llamada' y que está abierto a nuevas firmas a través de su página web.

El escrito, promovido por varios grupos sociales, es un llamamiento a los nuevos partidos y formaciones organizativas surgidas a raíz del "despertar de dignidad y democracia que supuso el 15M" ante la necesidad de asumir "cambios radicales en los modos de vida".



Escritores, científicos, periodistas, intelectuales, profesores universitarios, representantes de movimientos sociales, partidos políticos y sindicatos, reivindican, sobre todo, que ya no sirven las mismas recetas apoyadas sobre el capitalismo keynesiano, ni tampoco "los mantras cosméticos del desarrollo sostenible, la mera apuesta por las tecnologtías ecoeficientes, ni una supuesta economía verde".
"Necesitamos una sociedad que tenga como objetivo recuperar el equilibrio con la biosfera, y utilice la investigación, la tecnología, la cultura, la economía y la política para avanzar hacia ese fin. Necesitaremos para ello toda la imaginación política, generosidad moral y creatividad técnica que logremos desplegar", afirman.
Además, recuerdan que la crisis ecológica no es un tema "parcial" que afecte únicamente a los ecosistemas o los recursos, sino que la urgencia del cambio radica precisamente en que "determina todos los aspectos de la sociedad: alimentación, transporte, industria, urbanización, conflictos bélicos... Se trata, en definitiva, de la base de nuestra economía y de nuestra vidas".
"Una civilización se acaba y hemos de construir otra nueva. Las consecuencias de no hacer nada -o hacer demasiado poco- nos llevan directamente al colapso social, económico y ecológico. Pero si empezamos hoy, todavía podemos ser las y los protagonistas de una sociedad solidaria, democrática y en paz con el planeta", sentencia.