martes, 22 de julio de 2014

El momento es ahora


         El momento es ahora, antes de que los grandes actores y el
entramado mediático-financiero y de los aparatos del Estado recompongan parte de la legitimidad perdida, al tiempo que despliegan una campaña articulada y previsiblemente brutal
contra Podemos.

         El momento es ahora, también, porque en un Estado moderno con una sociedad civil articulada, y en nuestro caso, fuertemente hegemonizada por la derecha, el mero paso del tiempo, nos desgasta y nos asienta como un actor más, en un sistema de partidos en recomposición, abocándonos a una estrategia de lento crecimiento, en un escenario ya estabilizado, en el que sería difícil competir con los partidos políticos grandes, que representan a los poderes dominantes.


          El momento es ahora, en el momento de la descomposición, cuando 
Podemos puede ser una palanca, que subvierta las posiciones dadas, hoy más bien flotantes y frágiles, los equilibrios e identificaciones, y llegue al Gobierno, postulando un discurso de excepción, para una situación de excepción.

           El momento es ahora, todo se cae, lo viejo ha perdido la confianza y la vergüenza, que se vayan todos. Hace falta un gobierno nuevo al servicio de la gente; 
Podemos es esa fuerza, por capacidad, honestidad y voluntad. Esta maniobra puede no darse de inmediato ni en solitario, pero es el tipo de orientación, estilo y perspectiva que nos puede permitir ganar. A ella habría
que adaptar el tipo de organización, la política de alianzas y el marco estratégico en el que inscribamos las diferentes iniciativas políticas.

           El momento es ahora, desde este marco de análisis, se puede situar, con mejor perspectiva, el necesario y crucial debate en torno a las tareas y desafíos que tiene que afrontar 
Podemos, en este ciclo político acelerado y sin duda decisivo. Pensar los siguientes pasos a dar, tanto en los niveles institucionales: elecciones municipales, autonómicas y generales; como organizativos: qué organización a la altura de este presente y sus desafíos, qué herramienta para sumar, articular y conformar una nueva mayoría con voluntad y capacidad de poder político.

           El momento es ahora, tenemos por delante un año, que va a ser decisivo, en la historia de nuestro país. Por el propio calendario y el desarrollo de la crisis política, lo electoral está y va a estar, en el centro de la disputa política, 
Podemos tendrá que dotarse de herramientas que le permitan librar esas contiendas con eficacia.

           El momento es ahora, Tenemos ante nosotros, la posibilidad y la responsabilidad, de contribuir decisivamente a la construcción de una voluntad popular nueva, para el cambio político, en favor de las mayorías sociales.



Podemos, claro que juntos Podemos.